Rehabilitación y transformación de edificios

LGSF resulta de gran ayuda en los proyectos de rehabilitación:

Por el poco peso de los elementos estructurales y por tanto facilidad de manejo de éstos, se presta de maravilla a la consolidación de edificios, movimiento de forjados, sustitución de fachadas por otras más ligeras y tenaces, aprovechamiento de alturas para la obtención de entreplantas etc.

Casi siempre los elementos estructurales pueden transportarse a mano, en ascensor, por las escaleras, pequeños maquinillos etc. ya que cualquier estructura de importancia puede partirse para su transporte y con sencillez, volver a ser unida para ocupar el lugar que le corresponda.

De lo dicho se deduce que resulta un sistema ideal cuando se trata de no añadir a la cimentación o a otros elementos estructurales nuevas cargas gravitatorias o incluso liberarlas de éstas, al sustituir antiguas estructuras pesadas por unas mucho más ligeras.

En los distintos apartados de esta sección se irán añadiendo proyectos que ilustren algunas de las ventajas que el empleo del LGSF supone.