naves

El proyecto que se visualiza aquí, se trata de la cración de un espacio para un Centro de Yoga situado en Málaga. Las premisas del proyecto eran generar un gran espacio diáfano 10×20 metros, que permitiera la práctica de la actividad en un entorno agradable. El arquitecto del proyecto, Fernando Visedo, optó por el sistema, debido a las premuras de tiempo de ejecución y los condicionantes económicos.

El uso del steel framing permite un amplio abanico de terminaciones, en esta obra, se quería conseguir una apariencia de obra tradicional, para ello se usó nervometal con una capa de mortero para las fachadas, y una cubierta a base de teja cerámica.

Se aprecia en el esquema estructural el uso de unos tirantes en la cubierta, que junto con las omegas en las que se apoya la chapa, garantizan, el comportamiento como membrana de los faldones, eliminando el empuje horizontal sobre los muros.

El uso del steel framing permitió abaratar los costes tradicionales de la obra y gracias al notable trabajo de la constructora Foro,  se ejecutó en un plazo inferior a 3 meses desde que se esbozó la primera linea sobre el papel hasta que se dió por terminada la obra.

El siguiente proyecto que presentamos a continuación muestra la aplicación del LGSF a la conversión de naves en edificios de oficinas. El caso que nos ocupa trata de la conversión de la mitad de la nave de ANDRITZ HYDRO en oficinas de la misma empresa. El proyecto fue realizado por MAK_arquitectos y el diseño de la estructura  por GALVANALISIS.

La decisión tomada por la dirección facultativa de basar el proyecto en una construcción de LGSF estaba fundamentada en:

  • No tener que reforzar la cimentación.
  • Obtener un espacio diáfano que en el futuro pudiese redistribuirse con libertad para acomodarse a las nuevas necesidades.
  • Conseguir un espacio entre las dos plantas adecuado para pasar con facilidad las distintas instalaciones.

Por otra parte los arquitectos habían diseñado patios y pasillos interiores que unían las dos alturas del proyecto. Esto daba lugar a muros altos, muy esbeltos, para cuya ejecución era necesaria una estructura que los hiciese con seguridad permanente estables.

LGSF facilitó la realización de las fachadas en cuanto que éstas deberían sostener una terminación no convencional en la que la estética y los aislamientos tanto térmico como acústico eran exigentes y solamente resueltos de un modo razonable con ténicas propias de una arquitectura de montaje.