Fachadas

 

65

El cerramiento de un edificio es uno de los lugares en los que más se agradece la utilización del LGSF:

  • por su poco peso,
  • por la rapidez de su colocación,
  • por la versatilidad para aceptar cualquier acabado,
  • por la solidez de los anclajes y estabilidad del conjunto en lo que se refiere a movimientos horizontales,
  • por el control riguroso de los aislamientos tanto térmico como acústico etc.

 

6462 Estas dos imágenes presentan fachadas de LGSF tanto en un edificio con forjado de hormigón como en otro en los que los forjados son tambien de LGSF. En la figura que encabeza la página otro más, resultado de una rehabilitación para cambiar el aspecto externo que tenía el anterior edificio. Las imagenes presentan la disposición de las Us que traban los montantes en cada planta. Entre la U de coronación del cerramiento de una planta y el durmiente del cerramiento de la siguiente queda un espacio en el que alojar un aislamiento rígido que evite los puentes térmicos en el forjado.

 

 

terreal fachadas6_g

En las dos imágenes siguientes se muestra un cerramiento de cerámica. Una de ellas corresponde al proyecto que la UPM de Madrid (en el que colaboraron lo técnicos de GALVANÁLISIS) presentó hace unos años en el concurso “Solar Decathlon” que tuvo lugar en Washington. En esta última obsérvese el número de capas, cada una con su función específica en lo que se refiere a tipos de aislamiento y protección contra otros agentes.

 

 

fachada deltadrain

 

fachada deltadrain2

Una fachada ventilada muy económica y eficaz es presentada en las dos figuras que siguen. Sobre la fachada de Cs de 1.5 mm se coloca un tablero de OSB3, un delta-drain y a continuación una tela metálica que arma un enfoscado pintado. La ventilación de la fachada se hace mediante ranuras al final de esta y bajo los vierteaguas de las ventanas u otros lugares que dependerán del diseño del edificio.